Relato cornudo: Por el bien de la empresa.

Sandra y su marido Alberto tienen una empresa en Santander dedicada a la fabricación de complementos de moda. Con la crisis, el negocio iba cuesta abajo ya que los pedidos habían caído drásticamente. Cuando ya estaban a punto de tirar la toalla, un cliente se puso en contacto con ellos para negociar un pedido que podría ser su salvación. Varias semanas después, quedaban los últimos flecos de la negociación, el cliente solicitó visitar las instalaciones de la fábrica y si le gustaba lo que veía, firmaría el contrato. Ya daban por seguro que conseguirían el pedido.

Después de la visita fueron a un restaurante y durante la comida empezaron a charlar sobre los flecos, ya casi al final, Sandra sintió que un pie desnudo tocaba sus piernas. Ella intentó apartar la pierna, pero el pie seguía subiendo hasta que se metió entre sus muslos. Miró a su marido por si se daba cuenta de algo, pero él estaba charlando amigablemente con Luis, sin percatarse de nada. Sandra metió la mano debajo del mantel, y agarro el pie para que no subiera más. El la miro y la sonrió.

Excusadme un momento, regreso en un momento, dijo Alberto levantándose y se dirigió al servicio.

¿Qué hace? ¿Por quién me ha tomado?

Discúlpame, pero no he podido fijarme que eres una mujer muy bella. Y la agarro la mano

Y casada, respondió apartando la mano de un tirón.

Estoy en el Hotel Gran Victoria, esta noche te invito a cenar y firmo el contrato.

En ese momento Alberto llegó a la mesa y los dos cambiaron de tema. Sandra haciendo de tripas corazón sonreía, mientras que ellos departían amigablemente.

Entonces, hablo Alberto, ¿podemos contar con su pedido?

Solo queda un pequeño ”trámite” y firmaré el contrato.

Bien, y ese trámite, ¿en qué consiste?

Su mujer tiene los detalles, bueno me tengo que despedir, se levantó dándole la mano a él y a ella dos besos.

Cuando hubo salido del restaurante, el marido hizo un gesto con la cabeza para que le dijese en qué consistía ese trámite.

Vamos a casa y hablamos.

¿No puedes decírmelo aquí?

Me duele un poco la cabeza y quiero hablar con tranquilidad

Bueno, pues vámonos.

Pagaron la cuenta y se dirigieron a su casa. Ella todo el camino fue mirando por la ventanilla, sin mediar palabra. El la miraba, pero no le dio mayor importancia, cuando su mujer tenía jaquecas, lo mejor era no hablarla. Ya en su casa, se pusieron cómodos en el salón, y él le volvió a inquirir.

Bueno, y ese trámite ¿en qué consiste?

Sandra le miró y le conto que la condición para la firma del contrato era que ella tenía que cenar esa noche con él.

¿Solo eso?

¿Y te parece poco?

Mujer, si solo es una cena…

Imbécil, ¿acaso no ves que lo que pretende?

Claro que lo veo, será hijo de… pero si perdemos este contrato cerramos la fábrica.

¿No pretenderás que me presente a la cena y …?

Sólo digo que…

Te estoy entendiendo perfectamente, quieres que me prostituya para conseguir el contrato. Y se marchó a su alcoba dando un portazo.

Alberto se acercó a la puerta y oyó sollozar a su esposa. Un rato después escuchó el agua de la ducha y comprendió que iría, “es por el bien de la empresa” se decía a sí mismo. Cuando salió iba vestida con un vestido negro ceñido a su cuerpo, un escote prominente resaltaba sus pechos firmes, iba marcando pezones ya que no llevada sujetador y unas medias negras completaban una imagen de infarto.

Pasó por delante de él sin dirigirle la palabra, le miró y pensó “Si lo que quieres son cuernos, los vas a tener”. Llegó al hotel y ya le estaba esperando Luis. Se saludaron con dos besos.

Gracias por venir, no me gusta cenar solo y en esta ciudad no conozco a nadie.

¿Vamos a la mesa?, dijo ella con tono amable pero un poco forzado.

Si, si vamos.

Mientras cenaban estuvieron hablando de temas intranscendentes, poco a poco Sandra se fue animando y ya estaba completamente relajada, resultaba que Luis era un tipo encantador con un gran don de gentes y una conversación muy amena. Ya a la conclusión de la cena, él se levanto de la mesa

Te invito a una última copa y firmamos el contrato. Vamos a un sitio más tranquilo

De acuerdo.

Puso su brazo para que ella se sujetara a él y subieron a su habitación. Estuvieron tomando unas copas, charlando animadamente en un sofá que había en la suite.

Dame el contrato que te lo firmo

Sandra lo sacó del boso que llevaba y se lo entregó, él firmó y le devolvió una copia. Ella la guardo y se volvió a sentar en el sofá. El se acercó a ella y puso una mano sobre su pierna, fue subiendo por la pierna hasta llegar a su tanga, ella no apartó la mano.

Eres una mujer muy bella, tu marido es un hombre de suerte.

Y le cogió por la nuca dándole un besó apasionado, el cual fue correspondido ardientemente por ella. Sandra se puso de pié, se desabrochó el vestido y éste cayó al suelo dejando al aire sus pechos turgentes, él se puso de rodillas y le bajo el tanga dejando al descubierto un pubis completamente depilado. Empezó a besárselo, ella cerró los ojos y echando la cabeza hacia atrás, empezó a gemir. Sandra ya no pensaba en su marido, lo que había empezado como algo detestable, se había convertido en una pasión desenfrenada que no podía y mucho menos, quería detener

Luis se puso de pié y se desnudó, un enorme miembro erecto apuntaba hacia Sandra. Lo miró y lo agarró con suavidad.

Qué maravilla, dijo extasiada mientras le masturbaba, es mucho más grande que el de mi marido.

Tu sí que eres maravillosa, nunca había visto una mujer con cuerpo como el tuyo. Tienes un cuerpo de diosa.

Se dieron un beso apasionado y así fueron hasta la cama. Se tumbaron en ella y él le empezó a lamer el coño, ella respiraba profundamente por la excitación, después se puso sobre ella y con toda la suavidad la penetró, empezó lentamente un bombeo que poco a poco se fue convirtiendo en unas embestidas brutales. Ella daba alaridos, su marido, el único hombre con el que había estado hasta ese momento, nunca la había hecho gritar nunca así. “Más, más” pedía entre gritos, “Dios mío” decía agarrándose el pelo por el placer que estaba recibiendo. El resoplaba por el esfuerzo hasta que con un grito, que se oyó en toda la planta del hotel, ella tuvo un orgasmo. El seguía con sus embestidas, era incansable, otro grito indicó que había tenido otro orgasmo. Y por fin, se corrió dentro de ella quedando derrumbado sobre ella. Ella le mesaba los cabellos, mientras éste recuperaba el aliento.

Nunca había tenido dos orgasmos seguidos, ha sido maravilloso, mi marido nunca me ha dado tanto placer

Y esto es solo principio.

Se quedaron tumbados un rato, entonces ella cogió y se dio media vuelta y se puso sobre él, cogió su pene y se lo introdujo en la boca. A su vez, el empezó a comerle el coño, ambos se esmeraban en darse placer mutuamente, hasta que, casi a la vez, llegaron al clímax. Abrazados durmieron hasta que los primeros rayos de sol los despertaron.

Tengo que irme, dijo Sandra.

Aún no hemos terminado

¿Todavía te quedan fuerzas?

Tú no me conoces,

El se tumbó bocarriba e hizo que se pusiese sobre su miembro, ella lo cogió, lo puso en la entrada de su vagina y de un golpe se lo introdujo. Empezó a galopar aumentando el ritmo rápidamente, sus gemidos se convirtieron los alaridos. Sus pechos subían y bajaban, él la tenia agarrada por la cintura para ayudarla en la cabalgada hasta que con un estertor se volvió a correr dentro, ella seguía con todo afán follándoselo hasta que después de un grito, se detuvo y se derrumbó sobre él. Respiraban profundamente abrazados, cuando se recuperaron se levantaron y se fueron juntos a la ducha.

Se vistieron en silencio, cuando ella fue a salir por la puerta, ella se volvió hacia él.

Ha sido un placer hacer negocios contigo, espero que esto sea el principio de una larga y fructífera relación comercial.

Estoy seguro que sí y si alguna vez vas por Sevilla hazme una visita. Será un gran placer enseñarte la ciudad.

Ella regresó a su casa, el marido seguía en el salón, tenía ojeras por no haber dormido en toda la noche. Se acercó a él y le arrojó el contrato.

Toma, aquí tienes TU contrato. Me cambio y me voy a la fábrica a preparar todo para comenzar la producción del pedido. Ah, y no se te ocurra aparecer hoy por allí.

“pero ha sido por el bien de la empresa” se repetía constantemente.

Autor: Cuervo Ingenuo

Un comentario en “Relato cornudo: Por el bien de la empresa.

  • Avatar
    el 15/04/2018 a las 18:41
    Permalink

    Todos contentos, ni en los negocios y en las mujeres no hay amigos. La empresa está primero, de mi parte no tendría problema de ceder a mi mujer en un negocio, ya es decisión de ella si está de acuerdo . Sé que si a ella le gusta el tipo lo hace con o sin mi consentimiento y tiene todo el derecho de hacerlo. He sido felizmente cornudo y corneador en Bogotá. Tucomiditaarrobahotmailpuntocom

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.