Relato cornudo: Un admirador silencioso.

Soy casada desde hace 5 años y la verdad es que mi vida sexual es de lo mejor, estoy casada por segunda vez y la diferencia entre mi primer y mi segundo marido son enormes y lo puedo decir en varios sentidos, desde el punto de vista económico hasta el sexual, es más, hasta en el tamaño de las vergas de ambos.

La verdad es que con mi actual pareja me he vuelto un verdadera puta, pero también me he puesto a pensar que tal vez desperdicie el tiempo, me casé joven y virgen y mi primer marido nunca pudo hacerme sentir un orgasmo, después conocí a mi esposo actual y todo cambió, así que realmente no sabía si mi marido actual era la diferencia o el pasado era demasiado malo, seguro era una combinación de ambas cosas, pero yo me moría de ganas por comprobar que tanto podía sentir con otro hombre y que se sentía ser cogida por otra verga.

Continuar leyendo “Relato cornudo: Un admirador silencioso.”

Relato cornudo: Adela y Daniel en el club.

Mi nombre es Daniel, y tengo 40 años. Mi novia se llama Adela, y tiene 21 años. Aunque la diferencia de edad es grande, nos llevamos de maravilla, en todos los aspectos, y es una relacion plena, y muy satisfactoria por ambas partes.

Mi novia siempre esta con ganas de marcha, jajaja, y aunque su experiencia sexual es poca, dada su edad, si que tiene una curiosidad, y unas ganas de experimentar, que le hacen ser muy atrevida, y muy morbosa al mismo tiempo, en sus comentarios, fantasias, e insinuaciones, aunque luego, a la hora de pasar del dicho al echo, le cuesta mas.

Continuar leyendo “Relato cornudo: Adela y Daniel en el club.”

Relato cornudo: El estornudo del cornudo.

Hace bastante tiempo escribí unos relatos que son casi totalmente ciertos. Agregué algunas cositas que me parecían excitantes y me hubiera gustado que pasaran, pero esta vez el relato es totalmente real. El título no es el que más le agrada a mi marido, ya que dice (con razón) que cornudo es aquel que no sabe del amante de su esposa, mientras que él no sólo lo sabe sino que además lo disfruta. Pero así hemos nombrado el episodio los tres, tal vez por la rima, pero principalmente porque todo se desencadenó con un estornudo.

Con permiso de mi marido, hace tiempo que tengo un amante, con el que nos encontramos bastante seguido. Él no sabe del permiso, así que supone que mi marido no está al tanto de la situación. Sin embargo, cada vez que vuelvo de un encuentro con él (llamaremos Pedro, como el del primer relato) le cuento a mi marido cada detalle. Desde la cena hasta el beso de despedida. Mientras tanto, lo masturbo, y siempre (por la excitación que le provoca) termina llenándome la boca.

Continuar leyendo “Relato cornudo: El estornudo del cornudo.”