El gueto

Una mujer caliente y cachonda discute con su pareja y debe volver a casa caminando. Para llegar allí debe introducirse por un gueto donde le pasarán cosas increíbles y acabará convirtiéndose en la puta de los negros del lugar.

Continuar leyendo “El gueto”

Relato cornudo: Siento celos, siento miedo.

Aquella tarde fue demasiado para mi cuerpo. Nunca podré olvidarla. Fue el principio de mi ocaso. Frío, cielo nublado y algún que otro chispazo de agua, no invitaban precisamente a salir a la calle.

             Luisa había llegado aquel viernes un poco enfadada. Mi mujer dejaba bien a las claras cuando estaba molesta por algo y, en esa ocasión, había motivos suficientes. El motivo no era otro que tener que trabajar el sábado. El siguiente lunes, su empresa sería sometida a una auditoría. Sus jefes habían reclamado su ayuda para que dejara ordenada cierta documentación imprescindible para los auditores. Evidentemente, cobraría la jornada extra a parte de su salario, pero aún así, se mostraba molesta…y yo diría que un tanto nerviosa.

Continuar leyendo “Relato cornudo: Siento celos, siento miedo.”

El Gigoló

Una pareja cuckold acude a los servicios de un Gigoló negro para que éste sacie el apetito sexual de la hotwife con sexo duro. Justamente lo que necesita su esposa. El cornudo se sienta en el sofá y observa con detalle como se debe follar a una mujer como su esposa.

Continuar leyendo “El Gigoló”

Relato cuckold: La cena del cornudo.

Anteriormente tuve ocasión de decirlo públicamente, soy un cornudo. Hoy escribo por indicación de mi mujer para hacer público que he comprendido hasta qué punto soy cornudo y es mucho más de lo que yo podía imaginar.

Para quien no esté en ello (y quedan pocos), mi mujer era una chica recatada vistiendo y de comportamiento hasta que me pillo la gran afición al porno e historias de cornudos que tenía. En un momento en el que la rutina nos alejaba y mi trabajo nos alejaba aún más, ella se agarró un cabreo monumental cuando descubrió lo mucho que me gustaban las mujeres emputecidas y de alguna manera aquello terminó de un alejamiento en una bonita historia de cuernos que se hizo pública delante de todos nuestros amigos. Yo como os podéis imaginar descubrí que en efecto la conversión de mi modosa mujer en una infiel deslumbrante me derroto por completo y me dejo cautivo de su seducción. Comencé por ver como se empezaba a vestir apretado, con escotes, minifaldas y vestidos ceñidos.

Continuar leyendo “Relato cuckold: La cena del cornudo.”

Relato cornudo: Mi puta, su mujer. Parte 2.

Durante los cuatro días siguientes a la visita de Eva en mi despacho, me mantuve centrado en todos los temas laborales propios de mi nuevo cargo y que me ocuparon la práctica totalidad del día. Apenas tuve tiempo para comer y, mucho menos para descansar todo lo que yo hubiera querido.

Sin embargo, la nueva situación de Eva no se me quitaba de la cabeza y no había reunión, conversación o escrito en el ordenador en el que no se me fuera a la cabeza, en más de una ocasión, a mi nueva sumisa.

Continuar leyendo “Relato cornudo: Mi puta, su mujer. Parte 2.”