Relato cornudo: Noche de sumisión en la disco.

Era un domingo al mediodía, yo estaba en una comida familiar como de costumbre, y tú me llamaste. Cogí el teléfono “Hola nena, qué tal?”. Estabas en tu apartamento en la costa y la noche anterior me dijiste que saldrías de fiesta a esa discoteca al lado de tu apartamento con tus amigas. Tu voz sonaba extraña, triste y rota. “Qué te pasa?” y me lo contaste.

Esa noche fuiste con unas amigas a la discoteca, como de costumbre quedasteis en casa de una de ellas y bebisteis unas copas tranquilamente. Tú me enviaste unas fotos de cómo ibas vestida, un top transparente de encaje de color carne con unos sostenes negros que se veían perfectamente, y una falda corta y ajustada de color negro. Debajo llevabas unas braguitas tanga de color negro y de encaje y unos tacones impresionantes de color negro. El plan era el de siempre, tomar algo en casa y después de unas 3 o 4 copas ir a la discoteca. Estabais tú y dos amigas tuyas, y para animar un poco la fiesta invitasteis a unos amigos de la zona, al llegar ellos os disteis cuenta que no los conocíais todos, uno de ellos era un habitual pero había tres que no los habíais visto nunca. Uno era de aquí y los otros dos eran franceses. No pasaba nada ya que era normal, siempre hay alguien que no conoces.

Continuar leyendo “Relato cornudo: Noche de sumisión en la disco.”